Wilfrido Vargas expresa su preocupación ante el comportamiento de la gente en medio de la pandemia

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Wilfrido Vargas critica a los que actúan con irresponsabilidad.

Noto con preocupación que en República Dominicana son muchísimas las personas que actúan con irresponsabilidad frente al COVID-19. Varias han sido sus curvas.

Primero, pocos se lo creían. Después surgió el terror antes las muertes. No había casi nadie en las calles, los negocios, discotecas, bares y otros lugares sociales permanecieron cerrados por prevención. A pesar del riesgo financiero, la queja no era una constante, pero con los meses llegó la presión social, y ahora todo el mundo quiere volver a las calles, de ser posible sin mascarillas.

¿A quién no le gustaría respirar sin tener nada sobre la nariz y la boca? ¡A cualquiera! Pero debemos tener conciencia y respeto, en especial por la salud y la vida de los demás. En un principio, la gente comenzó saludándose con un gesto de lejos, después fue con el codo, hoy resulta común sentarse a pocos centímetros y abrazar a cualquiera, incluso hay fiestas donde se aglomeran decenas o hasta cientos de personas.

La mayoría parece haberle perdido el miedo a un virus letal que ha vuelto a recobrar su autoestima y sigue volando con fuerza en el ambiente. No es mi caso.

Es incómodo este nuevo estilo de vida. ¿Quién lo pone en duda? Necesitamos reinventarnos con destreza y ser pacientes, pero las circunstancias son las que son y debemos seguir adelante como guerreros que enfrentan una batalla para protegernos no solamente a nosotros mismos, sino a las personas que queremos.

Nuestras únicas armas de protección para prevenir el contagio —que ya es masivo, por algo es una pandemia— son el distanciamiento y la asepsia. Recuerden lo que dice el refrán: “Soldado advertido no muere en guerra”.

Necesitamos tener un mayor autocontrol. Necesitamos ser cuidadosos. Necesitamos reconocer los hechos. El control empieza en la mente. Arranca por principios, por educación, por respeto a los demás y a ti mismo. Y la educación empieza en el hogar. Seamos considerados. Lo contrario sería actuar como salvajes. El entorno no nos es ajeno.

Compartir esta nota

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descarga la app

Noticias relacionadas
Comentarios